Recomendaciones para tratar el agua de un pozo


01Nov 2017

Recomendaciones para tratar el agua de un pozo

Con frecuencia nos hacen la siguiente consulta en Aquasain:

– Tenemos agua procedente de un pozo y la queremos utilizar dentro de nuestra vivienda, ¿su empresa nos ayuda a potabilizar el agua?

La respuesta es que no, Aquasain no potabiliza el agua de un pozo.

Ahora bien, estos son nuestros consejos para tratar el agua dentro de una vivienda:

1) Hay que hacer una analítica completa del agua intentando reflejar la mayor parte de los parámetros que están definidos en la ley.

Es cierto que son muchos parámetros y económicamente esto se puede volver en una pesadilla, pero hay que pensar que estamos hablando de un bien que puede afectar a nuestra salud. En este sentido son una prioridad los análisis de materia orgánica.

Como consejo, está bien acudir a laboratorios de aguas de administraciones públicas por que en muchas ocasiones analizan aguas de particulares y son muy económicos.

De esta manera, lo normal es que nos entreguen los datos de nuestra agua comparados con los valores límite que marca la legislación. Si hubiera algún dato extremo, se tendría que vigilar o investigar cómo nos puede afectar.

Para ello la mejor guía de cómo un determinado compuesto nos puede afectar es la guía de la Organización Mundial de la Salud.

2) Lo segundo es tener un buen esquema de fontanería. Eso significa que el agua debería de llegar desde el pozo a un depósito. Su tamaño cuanto más pequeño mejor, pero esto debe ser compatible con otros usos del agua en la propiedad, como es de suponer el riego de las plantas. Dependiendo de su posición igual necesitamos una nueva bomba para tener presión.

3) La toma de agua del depósito no puede estar en el fondo de la solera y es mejor colocarla a unos 25cm. Así dejaremos decantar y sedimentar todo el barro o fanguillo. En este sentido también es necesario disponer de una purga en el fondo de este depósito para limpiar con facilidad todos estos materiales.

Es importante eliminar todo punto sólido del agua por la sencilla razón que son lugares donde las bacterias se apoyan para desarrollar su presencia. Por tanto, en un agua limpia, es muy difícil el desarrollo bacteriano.

Si después de la salida del agua del depósito tenemos constancia de que sigue turbia, será necesario instalar un filtro antipartículas, de al menos 100 micras, siendo recomendable el de 50 micras o inferior ya que son capaces de retirar bacterias.

Filtro antipartículas 100 micras

Añadido a lo anterior, siempre será positivo para la maquinaria o electrodomésticos de la vivienda que el agua llegue limpia, porque un agua turbia con arenilla hace que termine rompiéndose todo.

4) Con independencia de los resultados del análisis, siempre será necesario clorar el agua para desinfectarla. Que el análisis del agua dé unos resultados negativos a la presencia de bacterias, no significa que una vez hagamos circular este agua en casa no encuentre lugares que favorezcan su crecimiento.

Aunque llegado el momento de beber el agua utilicemos aquella embotellada, no nos libra por ejemplo de la legionella, la cual ataca nuestro cuerpo en tanto entra por las vías respiratorias y en una casa de campo es normal esparcir agua en cualquier sitio.

Circuito de cloración

5) Si después de todo lo anterior queremos beber el agua del pozo, pueden suceder varias cosas.

La primera es que la analítica inicial diera unos parámetros favorables. Entonces, si el agua está clorada podremos beberla sin problema (esto no es distinto de lo que hace cualquier compañía de aguas de cualquier municipio) a condición de volverla a analizar y comprobar que nos llega en perfectas condiciones a nuestro grifo.

La segunda es que la analítica inicial no fuera favorable en algún parámetro. Pues bien, lo que podemos hacer es purificarla y para ello existen dos posibilidades: ósmosis inversa o carbón activo. Particularmente en Aquasain nos gusta más el carbón activo por motivos económicos, de mantenimiento y medioambientales (puede leer más en nuestra página Saber Más) y desde luego hay sistemas con mayor capacidad que una simple jarra Brita.

Filtro carbón activo de mayor capacidad

Al igual que en la posibilidad anterior, tendremos que volver a analizar el agua para comprobar que ahora sí que cumple todos los parámetros de la legislación.

Dicho todo esto, ahora nos gustaría decir cómo puede ayudar Aquasain en el tratamiento de aguas de pozo. Como ya venimos diciendo un agua puede ser completamente potable y ser muy dura ya que los contenidos de calcio, magnesio y bicarbonatos no afectan a la potabilidad. Ahora bien, que un agua sea apta para beber y limpia, no impide que sea incrustante y nos rompa la caldera y electrodomésticos de casa.

Las aguas de pozo en muchos casos son muy calcáreas porque tienen unos altos contenidos minerales y dado que acaban de ser extraídas del subsuelo, podemos decir que están “puras” y no han sido sometidas a ninguna aireación o evaporación.

En principio el mejor lugar para instalar Aquasain sería después del depósito de agua y después del posible filtro antipartículas. Si tenemos un depósito pequeño del que tengamos la seguridad que se consume en menos de 2 ó 3 días en todo el año, podemos pensar en colocar Aquasain en su llenado si el agua que recibimos es limpia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *